FERNANDO BAÑÓ FERRANDO, UN TENOR “LÍRICO SPINTO”

FERNANDO BAÑÓ FERRANDO, UN TENOR “LÍRICO SPINTO” (*)

(*Al final de la biografía)

Extraído de la obra biográfica: UN CUARTETO DE LIRICOS ALCOYANOS 

Con el título: FERNANDO BAÑÓ, UN TENOR LÍRICO LIGERO. (Estudio biográfico) autor: Juan Javier Gisbert Cortés

“Quiero con estas líneas adelantarme en agradecer Juan Javier Gisbert Cortés, lo que le agradecerá la historia del canto español y universal, por la tenacidad, paciencia y buen hacer (la famosa moral del Alcoyano) que tuvo al saber obtener de dos ancianos octogenarios que eran mis padres, tantos datos sobre la carrera de mi padre y sus apasionantes experiencias de juventud en el mundo de la lírica de entonces, que ni yo mismo conocía” (Fernando Bañó Llorca) hijo.

 

(Comienzos y estrellato)

Costas las de Levante, / playas las de Verger, / dichosos los ojos / que os vuelven a ver.

costas-las-de-levante

Con esta pequeña licencia literaria que seguramente nos permitiría el libretista Francisco Campodrón, anunciamos el inicio de un esbozo biográfico del que sin lugar a dudas fue un grandísimo interprete del “rol de Jorge” en la ópera española “Marina”, compuesta por el maestro Emilio Arrieta. Quizás las jóvenes generaciones le desconozcan, pero el nombre de Fernando Bañó Ferrando, quedará asociado a la historia de la lírica nacional como “el tenor de las Marinas” (cantó durante su larga trayectoria artística más de 500 representaciones), y también por ser uno de los mejores “Leandros” de “La Tabernera del Puerto”, según afirmaba a finales de los años cincuenta el compositor Pablo Sorozábal.

Aseveración publicada al dorso de las “particellas” de esta obra. El estrellato ha sido compartido con Jaume Aragall, Pedro Lavirgen o el mismísimo Alfredo Kraus, compañero inseparable de Bañó en aquel lejano año de 1956, cuando juntos compartieron cartel en la inauguración del Teatro de la Zarzuela (Madrid), interpretando a Fernando Soler, protagonista inolvidable y romántico de “Doña Francisquita”. Ambos y con sana rivalidad ofrecieron lo mejor de su arte, siendo dirigidos escénicamente por la cualificada mano de José Tamayo, consiguiendo la gloria y el respeto del público madrileño.

Doña Francisquita - Teatro de la Zarzuela - Costas las de levante

COSTAS LAS DE LEVANTE

Nuestro amigo Bañó nació en El Verger (22-5-1922), bella población de la costa alicantina, enclavada a los pies de un encrespado y rocoso picacho llamado “Penya Rotja”. Los alrededores de la misma están rodeados de azahares naranjeros, que ofrecen un sutil aroma llegada la estación primaveral. El paraje se convierte en un vergel singular, acariciado constantemente por las brisas mediterráneas.

El Verger

Su venida al mundo aconteció en el seno de una humilde familia dedicada a las labores agrícolas, escuchando desde su infancia los cánticos de su abuelo materno “Pep”, apodado “Gayarre” por la bravura de su voz (aunque cabe recordar que el tenor navarro poseía una voz meliflua y angelical). El campesino solía entonar en la finca familiar “dels sequers”, las populares “albades valencianes” y numerosos fandanguillos andaluces, mientras trillaba el grano en la era de la propiedad. Sin lugar a dudas fueron los primeros compases musicales que Fernando escuchó, y que le indujeron a entonar cánticos mientras pastoreaba su rebaño de ovejas por los montes de Segaria (1936-37), sobre todo piezas flamencas y tangos argentinos, obras preferidas en el corazón del tenor y muy de boga en aquellas calendas.

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: desde pequeñito he oído comentar en el pueblo de Vergel que cuando mi padre se subía a la montaña (foto de la derecha en blanco y negro) pastoreando y cantaba se oía su voz desde el pueblo.

FANDANGUILLO

 

Fernando Bañó Ferrando

La adolescencia transcurrió bajo el intenso sol y las rudas tareas campestres, ganándose unas buenas rugosidades en sus grandísimas y fuertes manos. Pero finalmente llegó el servicio militar, llevándole el sorteo hasta Alcoy, donde ingresaría en el Regimiento de Infantería Vizcaya n° 21, con sede en la industrial ciudad (1943). Esta población se convertiría durante más de cuarenta años en su patria adoptiva, obteniendo el aprecio de los alcoyanos y el cariño de su señora, Consuelo Llorca, hija del afamado propietario de Almacenes Llorca de Alcoy.

Fernando Bañó con su esposa

Todavía recuerda la inseparable compañera de Bañó, el paso del batallón camino del campo de tiro de Serelles y las canciones que entonaba Fernando con voz potente y bien timbrada. Nuestro tenor, fue nombrado instructor del Regimiento por un teniente enamorado de la lírica, facilitándole estas manifestaciones lúdicas tan poco acordes con la disciplina castrense. El mocetón -que le robaría tiempo después su corazón- despertaba inquietudes en el alma de la jovencita, aunque la verdadera relación amorosa nació en el Verger (1946), durante el verano, ya que Consuelito descansaba las cálidas temperaturas del estío en esta población. Acudiendo, junto a sus padres y abuelos a las veladas artísticas que se celebraban y en las cuales actuaba nuestro reseñado.

INTERMEDIO MASCAGNI

 

antonio-lopez

 

A su regreso de las obligaciones militares (1944), debuta como amateur de la mano de su amigo Bernat Gómez González “el gat”, en el Cine Monumental, -conocido popularmente por el Cine d´Antoniet (Antonio López, dueño del teatro de Vergel, compositor y primer profesor de solfeo y canto de Fernando)- y en el Casino de Nicolau, dentro de un espectáculo de varietés, interpretando diversos fandaguillos flamencos y romanzas popularizadas por Miguel Fleta (ídolo de Bañó). En 1945 cantará por primera vez en el teatro de su población natal. El galante rol del “Príncipe”, perteneciente a la obra de Amadeo Vives “La Generala” fue desempeñado por el apuesto Bañó, siendo ovacionada su interpretación en esta bella opereta española.

la-generala

El clamoroso triunfo local obligaría a las autoridades vergelinas a promocionar a su tenor, un ídolo de la población. Aquel mismo año, D. Pedro Domenech (médico de la población) y D. José García Lázaro llevaron al joven Fernando al estudio valenciano del legendario tenor dianense Antonio Cortís, quien le audicionó en su academia y concluyó con esta apostilla: “La voz del mozo es un diamante en bruto que falta pulir”. Al iniciarse el curso 1945-46, el biografiado ocupaba plaza en el Conservatorio valenciano, siendo sus profesores de canto D. Francisco Vercher y su esposa Dña. Lolita, figurando como maestro de música Tomás Aldás Conesa. Durante sus estudios consiguió varias Matrículas de Honor, siendo considerado por el profesorado como “la Voz de Oro”.

DÚO 1 VIUDA ALEGRE

No contento con estas enseñanzas que le desgarraban la voz y se la convertían en excesivamente gutural, buscó plaza en la academia particular del prestigioso Francisco Andrés Romero (1946-48) -pedagogo que fue de Cora Raga y Alfredo Kraus-, quién supo impartir en ambos tenores la escuela del “bel canto”: con impostación de campana, sonido en la máscara y la famosísima “boca de pez”; el maestro conseguía notorios resultados ayudado por su técnica y también por el desafiante falsete reforzado que poseía, aunque debemos recordar que el profesor Andrés Romero tenía escasos conocimientos en las técnicas de respiración diafragmática, según asevera Bañó.

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Según me contaba mi padre la clase de canto en el conservatorio de Valencia estaba saturada y no se podía prestar demasiada atención individual... mi padre perdió los agudos progresivamente allí y ya estaba decidiendo volverse al pueblo y dejar el canto, pero gracias a la providencia y al barítono José Lacarcel de Palomares, que pasaba por los pasillos del conservatorio cuando mi padre estaba cantando… este le esperó y se hicieron amigos, mi padre le comentó que estaba decepcionado con sus estudios y cada vez peor de voz… el barítono le dijo: “no estas aprendiendo una buena técnica, yo te llevaré al maestro Francisco Andrés Romero él te arreglará la voz y harás carrera te lo aseguro, tienes un voz grande, muy buena y bonita”… Y así fue, todo acabó bien… posteriormente cantaron muchas Marinas juntos además de otras cosas… me cuenta mi padre que muchas noches el barítono José Lacarcel de Palomares y el competían en calderones (agudos interminables) y el público se volvía loco aplaudiendo…

compania-de-astros-liricos

Acompañado al piano por Francisco Andrés cantó en el Cine Victoria de Pego, alternando con sus compañeros de estudios Francisco Navarro (barítono) y las tiples Amparito Esteve y Pepita San Cayetano. El 5 de  Julio de 1947, se organiza en el Monumental Cinema de Vergel un festival “con el fin de recabar fondos para completar sus estudios en Valencia, obra en que todo buen paisano debe contribuir”. Todos los progresos de Fernando como estudiante de canto, veíanse reflejados con sus actuaciones en la Sociedad Coral “El Micalet” y en el teatro de la “Casa de los Obreros” de Valencia (situada en la calle Caballeros), donde obtiene éxitos elocuentes entre los aficionados de la capital. En cartel “Marina”, junto a Leonor Barbosa, José Lacárcel de Palomares y Carlos Morris. Actuando como director escénico el veterano barítono alcoyano Antonio Ripoll (27-11-1949). La crítica valenciana apuntaba “Bañó volvió a triunfar en Valencia. Al terminar su primera intervención los aplausos sonaron insistentes en su honor. Y éstos ya no cesaron al finalizar cada una de sus intervenciones musicales”. Un filántropo musical ayudó económicamente a Bañó en los albores de su carrera, se trata de D. José Sebastián Cerdá.

Fernando Bañó Ferrando en sus comienzos

En junio de 1948 debuta en Valencia (Teatro Apolo), con la empresa de Francisco Bosch (barítono), presentándose al público con “La Dolorosa” dirigida por Natalio Garrido y compartiendo estrellato con José María del Valle y María Teresa Villeta. En la misma compañía figuraban Elisa Miralles y Conchita Panadés. Posteriormente, una modestísima compañía de tercera fila contrata a Bañó para una gira por la región, se trata de la “Cía. de José Villeta”, dirigida por Manuel Tomás y concertada por Felipe Monzó. Con ésta, consigue que sus paisanos le aplaudan con ímpetu en numerosos teatros: Aldaya y Ondara, donde se produce el delirio general al cantar en el Teatro Eslava la zarzuela “Katiuska” (1-1-1949). Con la llegada de la primavera hallamos a nuestro tenor enrolado nuevamente y  con gran éxito en la Agrupación de Bosch, donde consigue el puesto de primer tenor, después de cantar con exquisitez la partitura de “La Dolorosa”, compartiendo cartel con la soprano Conchita Panadés y  Dimas Alonso, barítono nacido en Muro de Alcoy. Con la citada obra, el Teatro Apolo de Valencia caía rendido ante su arte, por fin habían encontrado un excelente tenor con la bravura y delicadeza exigidas por la partitura del compositor Serrano. Las Provincias aseveraban: “posee grata voz, de emisión fácil y segura y adecuada al registro agudo, para el que encontró motivo de especial lucimiento con el religioso personaje de Rafael”. Su éxito veíase acrecentado con la interpretación de “Los Gavilanes”, donde aquellas aterciopeladas notas de “Flor roja” brotaban embriagadoras desde sus fuertes labios.

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Mi padre era Fletista hasta la médula, me contaba que un señor del pueblo le dejó un gramófono y los discos de Fleta entre otros cantantes. Empezó a imitar los filados y las medias voces del gran tenor Miguel Fleta durante semanas y meses… sacando matrícula de honor en ese tipo de virtuosismo. Sus éxitos en ese aspecto fueron rotundos y apabullantes, pues siempre levantaba al público de sus asientos y se tenía que parar la función tanto en agudos interminables como en filados. Una vez retirado de los escenarios cantaba cada día en casa y aunque yo era jovencito y en ese momento era más dado a los Beatles que a la lírica, muchos días quedaba admirado de su virtuosismo y de sus impresionantes interminables y bellos agudos.

anton-navarro

Prontamente su amigo Antón Navarro (barítono) organizó compañía propia, contratando seguidamente a Fernando (Marzo de 1949), quién amplió con obras señeras su repertorio: “Luisa Fernanda” y “Katiuska”. Con el popular Navarro y su empresa “La Zarzuela Española” recorrió la geografía levantina, cantando en las tres provincias y en la región murciana. El teatro Principal de Castellón, el Circo de Cartagena y el Principal de Alicante fueron testigo de su triunfo. Al frente de la agrupación figuraban como directores escénicos Manolo Pradas y Martínez Báguena y en el pódium Gerardo Tomás. Los precios de la taquilla, muy curiosos y módicos: seis pesetas butaca de patio.

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Mi padre siempre contaba que su amigo Antón Navarro era un gran actor en escena y que cantaba muy bien aunque no era un barítono auténtico, pero el maestro Francisco Andrés Romero hizo un gran trabajo con su voz, abaritonándola y creándole la tonalidad varonil de barítono auténtico con gran inteligencia.

Llegado el otoño cantaría “Marina” con José Lacárcel de Palomares y ante las referencias de público y crítica se interesaron por él, María Greus y Pablo Civil (excelente tenor catalán habitual en los repartos de la Scala Milanesa). Y con esta “Compañía de Gran Arte Lírico Español” anduvo Bañó desde finales de 1949 hasta el mes de mayo (1950), recalando en Alcoy (Febrero-50), donde debutaría en el Teatro Calderón con la ópera “Marina”, destacando en el elenco: María Francisca Caballer, Antonio Cabanes, José María del Valle y el mismísimo Bañó, todos dirigidos por Belenguer Estela.

marina-en-alcoy

Los aficionados de la ciudad se congregaron para aplaudir entusiásticamente a los cantantes y en especial a “su tenor Bañó”.

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Gran éxito esa Marina en Alcoy… tanto, que durante los siguientes cuarenta años viviendo en Alcoy, cuando mi padre iba por la calle alguien desde una esquina o por la otra acera, algún admirador le cantaba: “costas las de levante”…desde lejos y le saludaba cariñosamente…

 

Previamente había cantado en el País Vasco: Irún (Teatro Bellas Artes) y en el Teatro Ayala de Bilbao (Enero), compartiendo cartel con Carmen Caballero, Cabanes, Oscar Pol y José Lacárcel. Entre sus obras “La del Soto del Parral”, “Bohemios”, “Luisa Fernanda”, “La Tabernera del Puerto” y “Doña Francisquita” que alternó con el veteranísimo Pablo Civil.

dona-francisquita

Casualmente el maestro Sorozábal visitó Valencia y audicionó a nuestro amigo, firmando inmediatamente un contrato con él hasta finales del año en curso, con el fin de recorrer el norte peninsular. Posteriormente firmaría por una nueva temporada, aunque sin el esperado aumento de honorarios, que continuó estipulado en 100 pesetas diarias. Un sustancioso caché para un novel cantante. A partir de aquí “La Tabernera del Puerto” se convirtió en su gran caballo de batalla, siendo dirigido en aquellas representaciones  por el mismo autor de la partitura, el bueno de D. Pablo, que disciplinó musicalmente a Bañó. Todavía se recuerda al tenor, cuando acababa cantando el dúo con la soprano y cogía a ésta en brazos, exclamando con delicadeza las conmovedoras notas de la tormenta: “¿No escuchas un grito? Por el ancho mar, en la noche suena mi canción. En mi corazón canta la juventud; y en mi juventud canta el amor”.

maestro-sorozabal

 

El norte peninsular quedó impresionada por el nuevo fichaje de Sorozábal: Teatro Arriaga (Bilbao), Teatro Principal (Irún), Teatro Gayarre (Pamplona), Lope de Vega (Valladolid), Teatro Pilar Duro (La Felguera-Oviedo), Teatro Robledo (Gijón), Teatro Filarmónica (Oviedo) y Teatro Colón (La Coruña) fueron algunos de los anfiteatros que aplaudieron a Bañó. Los críticos de Gijón afirmaban “casi un chiquillo, cantó y escenificó como un consumado maestro”, por otra parte “El Ideal Gallego” apostillaba: “gustó mucho el tenor Bañó, que nos sorprendió, con una depurada escuela de canto y voz bien timbrada. El éxito le acompañó constantemente como premio a su brillante labor, que está fundamentada siempre en unas excelentes facultades”. La compañía contó con el asesoramiento musical -empuñando la batuta- de Álvarez Canto y Manuel Arquelladas. Nuestro tenor había ampliado repertorio, incorporando “Los Burladores” y “Entre Sevilla y Triana” -estreno nacional-, asumiendo el rol de José María.

Con el ocaso del año 1950 y llegada la festividad de Nochebuena, los jovencísimos novios Fernando y Consuelín contrajeron matrimonio, siendo oficiada la ceremonia religiosa por el popular sacerdote e Hijo Adoptivo de Alcoy, D. Cirilo Tormo Durá, quién casó a la pareja en la recién reconstruida Iglesia de San Roque.

boda-fernando-bano-y-consuelo-llorca

El tenor abandonó los escenarios durante dos años, interviniendo solamente en los teatros alcoyanos. Recordado queda entre los aficionados más veteranos el concierto llevado a cabo en el Teatro Calderón (2-12-1951) acompañado por la Banda Nueva del Iris, bajo la batuta de Alfonso Sellés Cabrera, contando con la participación de la soprano Carmencita Llácer.

fernando-bano-tenor

Durante este periodo, intervino como solista en la Capilla Nueva del Iris, cantando motetes y piezas sacras durante el novenario dedicado a San Jorge Martir. En esas noches inolvidables, Bañó entonaba la afamada “Copla” de José Espí Ulrich, y justamente, en ese momento, los feligreses “se posicionaban de espaldas al altar mayor, con el fin de poder escuchar mejor las virtudes vocales de este magnífico profesional de la lírica”. Aprovechando su estancia alcoyana, el tenor participaba en la emisora E.A.J.-12 (Radio Alcoy), donde emite a través de las ondas radiofónicas diversas romanzas de zarzuela. El programa “Ventanal Artístico”, patrocinado por Almacenes Llorca -propiedad de su suegro- y que servía para promocionar a los numerosos valores locales, fue muy popular entre la audiencia.

fiestas-de-alcoy

Algunas intervenciones -bolos esporádicos- ocurrieron en este año. En la capital del Turia cantó en el Teatro Alkazar la partitura de Sorozábal “La Tabernera del Puerto”, compartiendo estrellato con nuestra paisana Elisa Miralles Tortosa y el barítono Juan Cerdá, todos dirigidos escénicamente por Pepe Campos “Campitos”, siendo el director musical Alfonso Lozano (11-Junio-1952). En esta compañía de provincias figuraba como característica la legendaria soprano valenciana Carmen Corro, compañera de reparto del barítono alcoyano Vicente Bou Blanes, durante la segunda década del siglo XX.

Pero cuando la sensibilidad artística es innata en un solista, no puede olvidarse el escenario y mucho menos los aplausos, por ello Bañó vuelve a firmar un contrato semestral con la compañía del barítono Manuel Abad y el tenor cómico Eladio Cuevas (Noviembre 1952). Seguidamente, recorre triunfal el arco de poblaciones norteñas, de nuevo Gijón (Teatro Arango), Elgoibar (Teatro Odeón), Palencia (Teatro Ortega), Burgos (Teatro Avenida), Santander (Teatro Pereda), San Sebastián (Teatro Príncipe), Baracaldo y seguidamente Vitoria (Principal y Nuevo Teatro) y su aventura en Canarias. La primavera güanche atrae a las compañías, por ello los veteranos empresarios se disponen a conquistar las islas, realizando una fecunda temporada -durante el mes de marzo, 1953- en el Teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife.

tenerife

Fieles a su voz y su arte, el público aplaudía insistente a los artistas: María Francisca Caballer, Angelita Viruete, Luisa de Córdoba, José Peromingo y Fernando Bañó Ferrando. El 23 de Marzo del citado año, se le ofrecía “una grandiosa función de homenaje al notable tenor Bañó, que dedica al público en general”. La obra en cartel “Luisa Fernanda”, que fue dirigida admirablemente por Augusto J. Vela en el atril direccional. Posteriormente continuaron su andadura por tierras del sur: Teatro Falla (Cádiz), Teatro Menacho (Badajoz) y Sevilla, donde se hizo las fotografías de “Divo tenor”, para obsequio a sus admiradores.

fernando-bano-divo-tenor

Concluida la primavera (Abril-53), el amigo Fernando recala nuevamente en Alcoy, donde disfrutará de la compañía del pequeño Fernando (nacido el 12 de Diciembre de 1951) y de su fiel compañera Consuelo.

fernando-bano-la-puerta-del-sol-de-madrid

Pero los profesionales se deben al público y el precio de la fama es muy alto: los viajes, el deambular permanente y el abandono de los seres queridos son las constantes en la vida del artista. Sabemos que las autoridades valencianas organizaron una “extraordinaria representación de ópera española, en honor de la Sexta Flota de la Armada de los Estados Unidos de América”, la cual se celebraría en los Jardines del Real (en los populares Viveros), en la noche del 12 de septiembre de 1953, contando con la participación en el “principal rol, del uniformado capitán de navío, del más famoso tenor en España (Fernando Bañó), con la intervención de la soprano española (alcoyana por más señas) Elisa Miralles”. La batuta fue empuñada por el prestigioso Belenguer Estela. Como curiosidad reseñar que el equipo megafónico falló estrepitosamente, viéndose obligados los cantantes a demostrar las grandes cualidades de sus aparatos vocales. A “pleno pulmón” y con gallardía, demostraron la exquisitez de su arte en la silenciosa noche valenciana. Unas formidables ovaciones recompensaron el grandioso esfuerzo realizado por los intérpretes.

marina-1953

BRINDIS DE MARINA

 

Por aquellas calendas, el veterano barítono Luis Sagi-Vela, (hijo del mítico Sagi-Barba y de la cómica Luisa Vela) regresaba de las Américas después de ocho largos años, con la intención de reorganizar su compañía, por ello buscó a las mejores voces hispanas y viajó hasta la Ciudad de los Puentes (Alcoy) con el fin de convencer a Bañó y firmar un sustancioso contrato de dieciocho mil pesetas mensuales (1953).

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: La anécdota es la siguiente, mi madre intentaba que mi padre dejase el canto, puesto que “ALMACENES LLORCA” era una gran empresa de mi abuelo de gran éxito en Alcoy por aquellos tiempos y la consideraba algo más seguro que el mundo de la farándula. Además mi abuelo había hecho socios a sus hijos y yernos augurándose un gran futuro para todos. Mi padre por el amor que tenía mi madre aceptó y trabajó en una sección de la empresa por un tiempo, pero un día apareció un gran señor, alto, excelentemente vestido, con un magnífico automóvil con matrícula de Madrid. Aparcó delante de la empresa y se presentó en la entrada de Almacenes Llorca preguntando por Fernando Bañó, llamaron a mi padre y el desconocido se presentó:

“Buenos días yo soy Luis Sagivela, (*) barítono y empresario, supongo que habrá oído hablar de mi”… yo he oído hablar mucho que usted como tenor y he venido desde Madrid exclusivamente para contratarle, voy a formar una nueva compañía para la próxima temporada y me gustaría que usted estuviese en ella como primer tenor”… Mi padre quedó abrumado, alborozado y complacido por tales palabras, que además fueron pronunciadas delante de su suegro y demás familiares, siendo testigos también multitud de clientela que en ese momento abarrotaba Almacenes Llorca… mi padre miraba a mi madre con un especial sentimiento quizás de culpabilidad… dadas las circunstancias, de porque estaba ejerciendo otra profesión que no era la que Dios le encomendó.

Don Luís Sagivela acto seguido le dijo: “Quisiera escucharle cantar, si usted tiene un piano la acompañaré la romanza que usted quiera”…

 Fueron a la casa de mis padres que estaba muy cerca y en donde estaba el piano. Sagivela le acompañó la romanza de Luisa Fernanda y luego la salida de Marina y algunas otras cosas, mi padre era joven y estaba pletórico de voz por aquellos tiempos. Cuando acabaron Sagivela de espetó: “Pero por Dios Sr. Bañó, que hace usted aquí metido en este sitio y con esta voz”… Acto seguido hablaron y le hizo firmar un sustancioso contrato y se lo llevó a Madrid.

(*Hijo  del famoso barítono catalán Emilio Sagi Barba y de la soprano valenciana Luisa Vela.)

Nuestro paisano aceptó, ya que Sagi-Vela estaba considerado el mejor zarzuelista nacional, por lo grandioso de sus espectáculos y la calidad de los coros, orquesta y elenco en general. Es decir, zarzuela española a gran nivel escénico y musical.

luisa-fernanda-fernando-bano

Los críticos de ABC de Madrid, afirmaban: “señalemos lo que no se ve  frecuentemente en zarzuela: un coro joven y bien vestido, unos decorados nuevos, una orquesta que suena con plenitud, con el aditamento del órgano eléctrico, que ya había empleado el maestro Parada, y un movimiento alegre y dinámico, con utilización de la pasarela”.

fernando-bano-y-coro-femenino

Con las maletas y los baúles repletos, marchó el tenor con destino a la capital de España (1953), donde el Teatro Madrid (situado en la plaza del Carmen) le esperaba expectante. Seguidamente y aconsejado por Sagi-Vela ingresó como alumno en la academia de canto de Angeles Ottein, soprano madrileña que alternó con Fleta, Lázaro, Schipa, Cortís y que fue profesora de Marimí del Pozo y Pilar Lorengar entre otras sopranos, amén de Catedrática de Canto en el Real Conservatorio de Madrid.

la-viuda-alegre

Fernando amplio sus estudios y acrecentó las técnicas belcantistas y diafragmáticas, consiguiendo dominar con escuela los difíciles secretos del temido “pase de voz desde el Mi  hasta el Fa”. La Villa y Corte vitoreaban con ímpetu a Bañó, mientras Sagi-Vela le enseñaba los trucos escénicos, es decir, la profesión de actor. Afirmando que su presencia física y la desbordante simpatía que le caracterizaba suponían el cincuenta por ciento del éxito, el resto su voz mediterránea repleta de bellos colores y con un mordiente en el agudo que sabía combinar inteligentemente con las medias voces y los falsetes. Cabe recordar que Bañó llegó a poseer en su amplia tesitura el temido “Re sobreagudo” y el popularmente denominado “Do de pecho”.

fernando-bano-en-luisa-fernanda

Un semestre de aplausos rodeó al tenor: “Luisa Fernanda”, “La Leyenda del Beso”, “Doña Francisquita”, “La Tabernera del Puerto”, “Marina” y “La Dolorosa” fueron algunas de sus obras predilectas, llegando a convertirse en un genial intérprete de estas partituras. El crítico musical de ABC, D. Antonio Fernández-Cid de Temes, vertió numerosos elogios hacia el hijo de Verger.

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: También en cierta ocasión en una de esas noches de éxito desmesurado en que mi padre estaba pletórico de voz y con el público en pie, emitiendo agudos grandiosos… medias voces y filados imposibles ni para el mismo gran tenor Miguel Fleta… entre bastidores estaba el personal expectante se oían comentarios de elogio como por ejemplo: “este chico no es consciente de las maravillas que hace”… al entrar hacia el camerino después de su gloriosa intervención, el barítono y empresario Don Luís Sagivela (como mi padre le llamaba), exaltado y emocionado le dijo que si paraba su carrera durante un año y seguía sus consejos, iba a ser el mejor tenor de ópera del mundo y hasta el mejor tenor de todos los tiempos…

Todos le empujaban a dar el salto hacia la ópera, pero él no se sentía capaz de afrontar ese otro mundo de la lírica en la ópera, puesto que llegar a donde estaba ya le costó mucho esfuerzo de estudio al que no estaba habituado por no tener una base en su niñez… el siempre me contaba una anécdota que le atormentó toda la vida y es que un día al volver del colegio le dijo a su padre: “Padre en el colegio el maestro me pega y no quiero volver”… y su padre le dijo: “pues venga a trabajar en el campo…”  y dejó de estudiar… esto le pasó factura después, y de eso se lamentó toda su vida…

Compartiría cartel durante estas representaciones con Sagi-Vela, Marta Santaolalla, Mari Carmen Aranda y Ana María Olaria que prontamente se convirtió en su “partenaire” favorita. Frente al foso orquestal los maestros Moreno Torroba y Estevarena.

la-viuda-alegre-madrid

Requerido por la recién creada compañía discográfica Zafiro -de la cual fue fundador, copropietario y presidente Sagi Vela-, impresionó fonográficamente la españolísima ópera “Marina”, convirtiéndose en la primera versión en vinilo existente en el mercado. El reparto estelar  estuvo encabezado musicalmente por Daniel Montorio, Enrique Navarro y Enrique Estevarena, contando con la participación de la Orquesta de Cámara de Madrid y los Cantores Líricos de la capital hispana, siendo estos tres maestros los directores del plantel de voces: María Francisca Caballer (soprano ligera), Joaquín Deus (bajo), Bañó (tenor lírico ligero), y el propio Sagi-Vela (barítono lírico).

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Recuerdo que cuando yo era jovencito en todas las emisoras de radio españolas, sobre todo en la hora de la comida existía una sección que se llamaba: DISCOS DEDICADOS, recuerdo caminando por las calles de pueblos y ciudades, como a esas horas prácticamente cada día escuchaba el “brindis” de Marina de mi Padre y la salida de marina “Costas las de Levante”, durante años para mí eso era habitual y a lo escuchaba como la cosa más normal y hasta familiar.

carteles-marina

Cabe decir que el disco apareció a la venta el siguiente año (1956), publicándose la obra completa en dos discos de los populares microsurcos (Montilla-FM 23/24). Posteriormente y en Julio de 1958 fue sustituida esta edición por un sólo ejemplar, con la selección de la obra. En el mismo figuraba la portadilla y carátulas en inglés y español. Transcurridos catorce años volvieron a impresionarse estos “highlights” en 1972, para publicarse íntegramente la obra en 1984, dentro de una colección editada por la firma Zacosa y dedicada al género chico.

teatro-de-la-zarzuela-de-madrid

Por última vez, vio la luz en 1995, con una versión completa y remasterizada en soporte digital (disco compacto). Por la grabación de esta obra realizada en el Teatro Madrid, percibió el tenor cerca de cincuenta mil pesetas, aunque cabe recordar que en estos registros fonográficos no existían segundas tomas y que además se llevaban a cabo por la mañana, convirtiéndose en un verdadero esfuerzo para los artistas, ya que las cuerdas vocales no encuentran su máximo esplendor hasta bien entrada la tarde. Y sobre todo, después de haber cantado funciones de tarde y noche. Nosotros continuamos adorando la versión vocal realizada por Bañó, que demostró tener “un par de bemoles” y además un exquisito gusto interpretativo.

marina-teatro-de-la-zarzuela

Durante este periodo grabó también la opereta vienesa de Franz Lehar “La Viuda Alegre” (con traducción libre al español realizada por Manuel Linares Rivas y Federico Reparaz), compartiendo estrellato con Dolores Pérez Cayuela (soprano), que figura en la grabación con el italianizante nombre de Lily Berchman (segundo apellido de su padre), el barítono Sagi-Vela y la soprano María Francisca Caballer. De esta versión aparecieron las ediciones de 1955 y 1971 en discos de vinilo de 33 r.p.m., y en soporte digital (disco compacto) en 1995. Deberemos escuchar con atención la media voz utilizada en el famosísimo dúo “Como la rosa temprana”, cantado con dulzura y galanura vocal, haciendo un alarde de sus facultades canoras.

DÚO 2 VIUDA ALEGRE 

la-viuda-alegre-lp

Finalmente grabó en “long play” una versión inédita en España de “La del Soto del Parral”, editada en Hispanoamérica, con el mismo elenco anterior: Luis Sagi-Vela y Pérez Cayuela, según nos confirmaba el tenor. Llegado el verano finalizó el contrato con la Compañía y Bañó Ferrando regresó a tierras alcoyanas, para disfrutar de los suyos. El intervalo de descanso fue corto, porque Sagi-Vela le envió un nuevo contrato, con el fin de debutar con “Marina” en el Teatro Cómico de Barcelona (Octubre 1954), ubicado en las Ramblas catalanas y hoy tristemente desaparecido.

la-del-soto-del-parral

Quién como él dijo aquello de: “Feliz morada donde nací / donde mis sueños alimenté / ya solamente lejos de ti / buscando olvido / vivir podré”. El público guardaba larguísimas colas para ver en directo el rol insuperable de “Jorge”, verdadera creación de Fernando Bañó (en directo repetimos y no por grabaciones de estudio como otros tenores posteriores). “Su presencia era acogida con estruendosas ovaciones”, como anécdota cabe decir que un cuarto de siglo después (1980) y en el “hall” del Gran Teatro del Liceo de Barcelona, fue reconocido por un nutrido grupo de admiradores, los cuales le llamaron “el tenor de les Marines”. Inmediatamente le rodearon y evocaron con melancolía y nostalgia aquellas noches de aliento contenido ante los “fiatos y calderones” casi al límite, emitidos por las cuerdas vocales de Bañó. También grabó algún recital para E.A.J.-15 de Radio España en la capital condal, sirviéndole como tarjeta de presentación ante el respetable y entendido auditorio catalán.

teatro-comico

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Es cierto, mi padre vino a Barcelona porque yo había ganado una bolsa de estudios en el concurso Francisco Viñas en 1979 y tenía que cantar en la final en el Gran Teatro del Liceo. El día del evento estábamos en la puerta del teatro, y empezaron algunas personas a preguntarle si era Fernando Bañó          el tenor de las marinas, él dijo que sí y se fueron acercando cada vez más personas que le habían visto y oído cantar en el desaparecido Teatro Cómico, agasajándole con felices piropos y alabanzas.

actuaciones-en-teatro-comico

El propietario de la compañía y barítono principal, el aplaudido Sagi-Vela, le ofreció un contrato para actuar en Buenos Aires (Argentina), Montevideo (Uruguay) y Ecuador, pero nuestro anfitrión renunció y solicitó el merecido descanso.

Con los albores de la primavera (1956) el popular barítono cordobés Marcos Redondo, anunció su retirada definitiva de los escenarios, ya que comenzaba a notar los desplantes del aparato fonador.

companyia-de-marcos-redondo

Cuarenta años de carrera habían menguado sus facultades, por ello organizó su propia compañía y contrató al querido Bañó, admirado y quizás deseado por las jovencísimas “fans” que le acechaban; iniciaría sus actuaciones cantando las obras de repertorio y añadiendo nuevos títulos: “Maruxa”, “El Caserío”, “Los Gavilanes”, “Los Claveles” y “El Gaitero de Gijón” del maestro Jesús Romo, una obra tardía pero muy interesante (Madrid había superado el centenar de representaciones), y que Bañó cantó en Pamplona siendo dirigida por su compositor y alternando en las carteleras con Angelita Navés y el propio Marcos Redondo.

fernando-bano-y-marcos-redondo

Su gira por todos los rincones de la cornisa cántabra se hizo interminable, siendo dirigido musicalmente por Manuel Civera y Amadeo Riera, concluyendo con la llegada de las nuevas ofertas profesionales su gira con el popular Marcos Redondo.

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Don Marcos Redondo también se enamoró de la simpatía y carácter jovial de mi padre, así como de su voz; mi padre comentaba que en esa larga gira le llegó a querer como a un hijo, hasta el extremo de soportar un la larga indisposición vocal de mi padre sin dejar de pagarle lo estipulado en contrato.

Resulta que en las semanas que se hacían obras de barítono, Don Marcos Redondo dada permiso a mi padre para ir a ver a su familia.

Parece ser que un cuñado suyo le propuso un negocio y mi padre iba a ver de vez en cuando como iban las obras. Mi padre era un hombre muy fuerte y siempre que había ocasión lo demostraba,            en este caso ayudando a los obreros a levantar unas maquinarias o algo parecido mientras cantaba… y esto es algo malísimo para la voz, hacer esfuerzos extremos mientras se canta.

En conclusión cuando se incorporó de nuevo a la compañía se dio cuenta que no le salía la voz plena, sólo podía cantar a media voz y en falsete, ante ese imprevisto se disculpó ante el empresario Don Marcos Redondo, y le dijo que buscase otro tenor porque él no podía cantar, y que lo entendía perfectamente que lo hiciese. Don Marcos Redondo como excelente persona que era, le dijo que no quería a otro, que cantase en falsete y media voz y que tuviera paciencia que la voz se iría poniendo bien poquito a poco… y así fue, mi padre fue recuperando la voz progresivamente y volvió a estar pletórico como antes, además de aprender dos lecciones, la primera de la gran humanidad de Don Marcos Redondo, y otra lección en la parte vocal, entendiendo que un cantante debe cuidar su físico y su voz.

Por aquellas calendas regresó a Madrid (1956), cantando en el Teatro Cómico, junto a Sagi-Vela y Marta Santaolalla. En la misma compañía figuraba como actor característico y director escénico el veteranísimo Antonio Martelo, quién recibió un grandioso homenaje por parte del público madrileño y el elenco de la agrupación.

antonio-martelo

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Mi padre siempre hablaba maravillas del actor Antonio Martelo, de su buen hacer, de su personalidad en el escenario, de su carácter bonachón,      era muy gracioso en sus interpretaciones. Decía que era una excelente persona, pronta a ayudar a sus compañeros. Dice que aprendió mucho de él y de sus consejos, aparte le admiraba mucho como artista.

Seguidamente firmó un sustancioso contrato laboral para cantar en la inauguración del Teatro de la Zarzuela de Madrid (1956), compartiendo cartel con Alfredo Kraus, Carlos Munguía, Toñy Rosado, Ines Rivadeneira y Ana María Olaria e interpretando junto a ellos los roles de “Doña Francisquita” y “Marina”, posteriormente y al producirse la ausencia de Kraus, se incorporaría el tenor eldense Evelio Esteve.

teatro-de-la-zarzuela-dona-francisquita

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: En el año  en que compartieron cartel como tenores mi padre y Alfredo Kraus, en la inauguración de la temporada de 1956 con “Doña Francisquita” en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, un día en un ensayo, mi padre que estaba cantando maravillosamente y dándolo todo como era su costumbre, con sus medias voces sus preciosos y potentes agudos y todas las maravillas que él sabía hacer ya en ese momento de su carrera como un verdadero maestro… de repente el gran director Odón Alonso emocionado, paró la orquesta bruscamente y le dijo: “¡Pero qué hace usted aquí hombre… usted debería estar cantando ópera!…” muchas otras personalidades, le habían exhortado a dar ese salto como por ejemplo la soprano de ópera afincada de Madrid Angeles Ottein, pero a mi padre le costó mucho esfuerzo y estudio, llegar hasta ese puesto privilegiado en el que estaba y no se atrevió nunca a dar el salto definitivo hacia la ópera…

En la mente del tenor estaba presente la temporada en Hispanoamérica, por ello, aceptó la oferta del empresario manchego Faustino J. García, que organizó una compañía con grandes figuras españolas, siendo la orquesta dirigida por el compositor Federico Moreno Torroba. Y allí marcharon Fernando y Consuelo, con la tristeza de abandonar al pequeño Nando, pero con la ilusión de cruzar el charco y conquistar los teatros bonaerenses. Nuevos horizontes se abrían ante sus pupilas y como no, la pretensión de atesorar -como el indiano-, unos excelentes honorarios que les permitiesen confortabilidad y solvencia económica.

transatlantico-julio-cesar

Con ellos, viajarían las sopranos Rosita Toledo y Josefina Puigsech y el barítono catalán Ramón Contreras, compartiendo quince largos días a bordo del transatlántico “Julio Cesar”, considerado por aquellas fechas como uno de los mayores del mundo. Durante la travesía disfrutaron con la camaradería de Joselito -el “Ruiseñor de las Cumbres”- y el cantor de operetas Luis Mariano. Un lujo de viaje. El contrato económico triplicaba los ingresos de España. Con la llegada al puerto, les esperaba la orquesta, coros y característicos; Fernando vióse obligado a cantar desde las pasarelas del buque un tango criollo, pieza favorita de su repertorio, que lo dedicó ante los cálidos aplausos a los miembros de la “troupe”. Su inseparable guitarra le sirvió de exultante acompañamiento, siendo ovacionado y piropeado por las femeninas componentes de la Compañía.

(La Aventura Hispanoamericana)

 Debutó en el Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) como integrante de la “Gran Compañía de Zarzuela y Ópera de Faustino García” con la obra “Luisa Fernanda”, provocando el delirio entre los asistentes. En sus labios brotaban con calidez las palabras del famosísimo dúo “Subir, subir y luego caer”, así como la gallarda romanza “De este apacible rincón de Madrid”, donde su altivez, compostura y porte físico hacían suspirar a las jovencitas. Su esposa un tanto celosa compartía con él los momentos de gloria. La prensa latina no cesaba en proclamar airosamente: “Bañó refirmó los excelentes dones vocales e histriónicos que elogiamos a raíz de sus recientes representaciones de “Doña Francisquita”.

teatro-avenida-buenos-aires

Cerca de cuatro meses permaneció la agrupación musical en este lugar, figurando en cartel obras como “Doña Francisquita”, “Los Claveles”, “La Rosa del Azafrán”, “Marina”, “La del Manojo de Rosas”, “La Gran Vía”, “La Verbena de la Paloma”, “La Marcha de Cádiz” y “Los Gavilanes”. Diversas ciudades seguirían en su recorrido, destacando Montevideo (Uruguay), donde cantaría en el Teatro 18 de Julio y con refinado gusto al “hermano Rafael” de “La Dolorosa”.

montevideo

El matrimonio disfrutaba de las placenteras mañanas y los agradables paseos a orillas del río Paraná. Posteriormente se desplazaron a Rosario (Argentina), donde cantó en el Teatro Círculo con notorio éxito, siendo dirigido por Moreno Torroba y Gerardo Tomás (8-7-1957). Durante su estancia en tierras  sudamericanas grabó diversas emisiones radiofónicas para Radio Montevideo y la emisora oficial de General Electric, así como filmaciones en la televisión argentina. Dejando una impronta de su arte con la versión para la pequeña pantalla de “La Dolorosa”, donde Bañó recuerda que en las imágenes emitidas se veía enorme, con unas manos grandísimas y negras; eran los inicios de un medio de comunicación que revolucionó al mundo, pero que estaba en estado embrionario y que emitía como podemos imaginar en blanco y negro.

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Desgraciadamente jamás he podido ver esos vídeos de los que siempre me hablaba mi padre y otras grabaciones que jamás he escuchado… hace años un barítono catalán afincado en estados unidos, y a través de Facebook me dijo que tenía grabaciones en directo de mi Padre puesto que en aquella época las emisoras de radio muchas veces trasmitían las funciones, él decía que me iba hacer copias de Luisa Fernanda, Francisquita y cosas que yo no había escuchado nunca en directo de mi padre, me dijo que me las había enviado por una empresa de paquetería internacional pero jamás me llegaron y parece que esta persona falleció…

Su inseparable compañera Consuelo, soportaría estoicamente los sinsabores del teatro, porque el mundo de la farándula no es siempre festivo y agradable. En su interior se respiran las envidias y los malos tragos que rodean la misteriosa caja escénica, debiendo asumir con entereza y profunda convicción los momentos agridulces de las candilejas.

rosina-toledo-fernando-bano

RADIO MONTEVIDEO 

Durante la gira entablarían una solida amistad con el pianista Maciá López. Como curiosidad, destacar que entre sus admiradores figuró un prestigioso mecánico de automóviles, que en sus horas libres adiestró a Bañó en el arte de la conducción de vehículos. Nuestro amigo, recuerda sus excelentes honorarios en Uruguay, no así en la tierra de la plata, donde existían mayores penurias económicas. También nos recordaba Fernando, que en Buenos Aires (Teatro Avenida), una noche cantó -al concluir la función homenaje a la soprano Olga Marín (esposa del empresario)-  en señal de gratitud hacia el público unos “fandanguillos andaluces” -verdadera especialidad del tenor- que convulsionaron al respetable. Tanto gustaron, que la gente no quería abandonar el teatro, viéndose obligado a salir a los pasillos e interpretar nuevamente estos cánticos de profunda raigambre hispánica.

fernando-bano-fandanguillo

FANDANGUILLO 

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Esta anécdota es muy emotiva, resulta que en este homenaje a la esposa del empresario la soprano Olga Marín, se hizo un fin de fiesta que es habitual en la zarzuela, en donde se cantan romanzas y en ocasiones canciones populares de la región del cantante. En este caso se encontraba en Buenos Aires un guitarrista español que también actuó en la fiesta, al presentárselo a mi padre comentaron la posibilidad de acompañarle algún fandanguillo que él solía cantar de jovencito, finalmente se pusieron de acuerdo y le acompañó.

Definitivamente improvisaron un fandanguillo de los que se sabía mi padre y el público se quedó tan sorprendido, que se volvió loco aplaudiendo esa nueva faceta de su artista que no conocían y acabaron pidiendo uno y otro y otro y otro... mientras los demás cantantes de la compañía se quedaron allá en el escenario un tanto aislados y obligados a ser espectadores de ese delirio colectivo de éxito, puesto que mi padre acaparó todo el protagonismo sin proponérselo. El delirio fue tanto, que el público después de bajar el telón, invadió la zona de los camerinos. La gente no quería abandonar el teatro, y los admiradores fueron entrando donde estaba su camerino y reclamando a mi padre, así que este se vio obligado a salir al pasillo medio desvestido, e interpretar nuevamente más fandanguillos. Parece ser que aquello no se acababa nunca, así que tuvieron que cerrar las luces para que el público se marchase.

Esta larguísima gira que acabó en Julio (1957), agotó físicamente a Fernando; demasiadas obras y un excesivo uso y abuso de los recursos vocales lleváronle a una sobrecarga que le afectó la emisión diáfana de las bellas notas. Por ello, un médico laringólogo le aconsejó moderar y utilizar con mesura su voz, con el fin de recuperarse de esta afonía transitoria que le producía algunas veladuras en las medias voces y los agudos. Y efectivamente así ocurrió, con orden y reposo, pero sin dejar de actuar, nuestro cantante volvió a emitir los brillantes agudos de su prodigiosa garganta. Los espectadores volvieron a entusiasmarse con sus memorables “Salidas de Jorge” de la ópera “Marina”.

RECUERDOS DE FERNANDO BAÑÓ HIJO: Lo cierto es que mi padre era un cantante visceral con mucho temperamento y lo daba todo cada día en el escenario, él me contaba que cuando tenía el día bueno y disfrutaba cantando se excedía mucho en los agudos y en la potencia de la voz, le encantaba levantar al público de los asientos con un imponente agudo a final de una romanza… pero eso provocaba que al día siguiente tuviese agujetas vocales y se tenía que medir… él siempre me decía no hay que abusar de la voz: “nota que sale, no vuelve”…

Bañó regresaba triunfante y con una boyante posición económica -los ingresos de la “tournée” triplicaban los nacionales por temporada- de su primera gira hispanoamericana. Unos meses de descanso en Alcoy y algunos bolos en la región valenciana, sirvieron a Fernando para disfrutar de los suyos; el pequeño Nando tenía ya seis años y gustaba jugar con  su padre, convertido ya en “Divo Tenor”. Por aquellas épocas y durante el otoño solía cazar perdices y conejos con sus amigos locales, prodigando alguna canción durante los copiosos almuerzos; también fueron frecuentes sus intervenciones en Radio Alcoy (E.A.J.-12), acompañado al piano por los maestros Sellés Cabrera y Casasempere Juan.

VOCALIZANDO CON 89 AÑOS 

plasticos-bano

Con el retorno de Fernando, abriría sus puertas el comercio de regalos -especialista en mimbres- “Plásticos Bañó”, ubicado en la calle Casablanca (por entonces, del General Sanjurgo n° 42), el cual trasladarían años más tarde a la céntrica de San Francisco (1958), donde estuvo situado hasta la jubilación laboral del matrimonio Bañó-Llorca. También inauguró una Academia de Canto, pero muy poca gente de la época tenía motivaciones artísticas, la inmensa mayoría  -por desgracia para el país- sólo pensaba en trabajar muchas horas de manera precaria, para de esta forma obtener unos pocos recursos económicos que les facilitase una modesta supervivencia. Definitivamente, costearse las lecciones y un profesor de canto resultaba muy difícil para unos ciudadanos totalmente obreros.

Nuestro reseñado recibió un sustancioso contrato para viajar integrado en la Compañía de Pablo Civil durante seis largos meses por el Norte de España y también para actuar en Cuba, ya que la zarzuela hispana era reclamada en la Habana (1958). Pero el amigo Fernando declinó la oferta, debido a la inseguridad que rodeaba Cuba después de la revolución castrista iniciada contra el régimen de Batista (1956) y que culminaría con la entrada de Fidel Castro en la Habana, el primero de enero de 1959.

Una carta manuscrita de Federico Moreno Torroba acompañaba el contrato para la segunda temporada americana, de nuevo con el empresario Faustino J. García. La misma tendría lugar desde finales de 1957 hasta el año siguiente (Junio-58). Todavía recuerda Fernando: “que la noche de Navidad la celebramos en el jardín que teníamos en la capital argentina, cuando una fuerte tormenta estival se desencadenó sobre ellos, sorprendiéndolos y estropeando la feliz velada”. En esta gira, estrenaría la zarzuela del citado compositor (Moreno Torroba), titulada “Un Pueblecito Español” -inédita en España-, con libreto de Luis Tejedor, compartiendo el estreno con el barítono Ramón Contreras. Con este título debutaría en el Teatro Avenida de Buenos Aires el día 3 de Enero de 1958, permaneciendo en cartel durante cuatro meses.

viaje-a-uruguay

Después, los baúles y decorados viajarían junto con cantantes y profesores de orquesta por Uruguay (Montevideo), donde llegaron a bordo de la motonave española “Cabo San Roque” con el fin de reforzar la compañía, consiguiendo grandísimos éxitos y su bautizo popular, siendo conocido por la afición como “el tenor de la simpatía”. Posteriormente actuaron en el teatro de Solís, bella población del departamento de Maldonado. En este viaje figuraban las tiples Paquita Berreta y Olga Marín, los barítonos Ramón Contreras y José María Bernada y los característicos Pedrín Fernández y  José del Val.

fernando-bano-viajando

La prensa de Montevideo (Uruguay) proclamaba a los cuatro vientos: “A ambos lados del escenario del Teatro 18 de Julio, las enseñas de los Centros Regionales de Cataluña y Valencia, que acudieron en masa a la representación. La escena y al concluir “Marina”, se inundó de flores. ¡Flores!, como si de una “diva” se tratase. Y entre los muchos regalos, corbatas con el nombre de Bañó estampado, camisas de nylón, un reloj de viaje, álbumes de autógrafos, artísticas miniaturas de loza china para la esposa, etc. Y este banderín con las firmas de todos los valencianos”.

comunidad-valenciana-de-montevideo

La expedición se cerró con una graciosa anécdota ocurrida en Buenos Aires: “Al ir a abandonar el hospedaje, tras cuatro meses de estancia, los propietarios renunciaron a cobrar su importe, ya que era un honor tener entre ellos al tenor Bañó. Como anécdota, cabe citar alguna reseña periodística que nos mostraba al tenor como pintor artístico. Un montaje de los críticos que podríamos definir como los inicios de la hoy famosa “prensa rosa o del corazón”, y que mostraba una faceta tierna del bravo cantante. Pero las afirmaciones vertidas sobre Bañó resultaban categóricas: “el tenor desempeñó con elegante juego escénico su labor de galán (“Doña Francisquita”) y con voz de generoso volumen tuvo repetidos éxitos”. El verano llegaba y con ello él codiciado descanso alcoyano y vergelino (Junio-1958).

En este año (1958), la Asociación de San Jorge de Alcoy, pensó organizar un grandioso festival lírico, para ello movilizó a todos los estamentos teatrales y musicales de la ciudad, con el fin de representar con lujo y brillantez la ópera española por excelencia, la popular “Marina”. Muchos meses de ensayo tuvieron lugar en aquel recordado salón de baile “Iris”, el nostálgico Pasapoga (Carrer Caragol). Durante innumerables sesiones, los coros y orquesta pulieron los desafiantes pentagramas de esta genial y españolísima obra. El Teatro Circo, conocido popularmente por “El Trabajo”, y hoy tristemente desaparecido, fue el testigo excepcional de las estruendosas ovaciones que consiguió el cuarteto de solistas; sobre el escenario las voces de: María del Carmen Solves (soprano valenciana), el barítono de Muro de Alcoy, Dimas Torregrosa Alonso, el bajo alcoyano Emilio Payá y finalmente el tenor que hoy nos ocupa, que cantó como nunca el rol de Jorge, siendo recordado por los asistentes de aquella legendaria velada nocturna (por la tarde cantó el tenor Octavio Álvarez). La dirección musical corrió a cargo del maestro Enrique Castro Gamarra y la escénica quedó en manos de Antonio Torregrosa (también ideó la escenografía), contando además con la profesionalísima participación de cincuenta y dos miembros de la Coral Polifónica Alcoyana (17-12-1958).

Durante muchos de los ensayos el tenor amateur que ofreció sus servicios para la concertación de los números vocales fue el recordado Emilio Bou, ya que Bañó tenía que cumplir con sus compromisos profesionales. La prensa local afirmaba: “Difícilmente se haya visto en nuestra ciudad una “Marina” como ésta. Un cuarteto de buenas figuras, pocas veces nos ha sido dado a escuchar. Los cuatro, magníficos; lástima que el tenor y el barítono hicieran determinadas concesiones a la galería, en algunas partes de la obra, con largos sostenidos (desafiantes calderones musicales). Los concertantes de la obra salieron ajustados, vigorosos, y cantados con emoción. El público -dos sesiones a reventar- premió con aplausos todas y cada una de las intervenciones de las primeras partes. Los coros merecen punto y aparte. Nutridos como jamás podrían soñarse, cantando todas y cada una de las notas de la partitura. Coros -especialmente el de los hombres; no se enfaden por ello las muchachas, que también estuvieron bien-, que para sí quisieran las mejores compañías líricas profesionales” (TELÓN: seudónimo del compositor Rafael Casasempere Juan). La tutela médica de nuestro biografiado estuvo dirigida por el prestigioso otorrino-laringólogo José Gisbert Alós “El Olivero”, figura popularísima en este complejo mundo de las voces y cuerdas vocales.

PASEO POR LA ALMADRABA 

Enrolado en una Compañía recién formada, nuestro amigo canta con éxito de crítica y público en numerosos teatros españoles, recabando finalmente en tierras Canarias. Pero el empresario, un hombre de escasa formalidad no abonaba los honorarios estipulados a los artistas. Por ello, Fernando en combinación con su esposa, recibe un telegrama en el cuál se anunciaba una “terrible” e imaginaria enfermedad familiar. Inmediatamente exige la finiquitación de su contrato por causas mayores, cobrando previamente su parte económica. Con ello, se libera de cantar gratuitamente para un “tipejo” sin escrúpulos que pretendía enriquecerse a costa del arte de los cantantes. Una curiosa anécdota para una biografía nutrida de avatares. También anduvo durante algunos meses con la agrupación del bajo Manuel Gas y con el empresario Joaquín Gasa, cosechando en las dos entidades grandes triunfos.

joaquin-gasa-y-manuel-gas

Mientras, en Alcoy, se anunciaba como “grandioso acontecimiento artístico” la velada lírica celebrada el 15 de Marzo de 1961 (organizada por la Asociación de San Jorge), donde el tenor cantaría en función de noche su bello y galante papel de Javier Moreno, el héroe de “Luisa Fernanda”, compartiendo cartel con la soprano alcoyana Paquita Payá y la valenciana Elenita Martí, siendo el barítono Manuel de Zaya, todos bajo la batuta orquestal de Gregorio Casasempere Juan.

ENTREVISTA J. J. Gisbert Cortés 

En 1962, Fernando recorrió -por tercera y última vez- las tierras sudamericanas, cantando en Tucumán y Buenos Aires, así como en Mendonza, tres ciudades señeras de la tierra de la plata. Su gira discurrió por Cali y Bogotá, donde le sorprendió un terremoto. El miedo pasado en la tercera planta del hotel, la soledad, sus casi cuarenta años de edad, y la presión moral de los seres queridos le hicieron replantear su inmediato futuro. Chile, Panamá y Paraguay fueron algunos de los países recorridos por Bañó. El diario “La Tarde” de Asunción proclama con un espectacular reportaje las cualidades vocales y humanas de Fernando. Zarzuelas como “Bohemios”, “Don Gil de Alcalá”, “El Conde de Luxemburgo”, “Curro Vargas”, “María Manuela” y “La del Soto del Parral” habían sido incorporadas a su repertorio, compartiendo candilejas en este recorrido con Juan Gual, Olga Marín, María Teresa Paniagua, Elvira Piquer y José María Bernada, todos bajo la dirección musical del maestro Bastida (Compañía de Zarzuelas y Óperas del manchego Faustino García). Y cantando esa última obra, de Soutullo y Vert, nuestro tenor sintió un fuerte dolor en el bajo vientre, el facultativo diagnosticó una hernia, que fatalidad. Fernando resistió toda la temporada americana, pese a las insistencias médicas por intervenirle quirúrgicamente. “La última representación de Bañó en un escenario americano, fue realizada en Paraguay, tributándole al final de la obra un gran homenaje de despedida”. Las lágrimas inundaron los ojos del admirado tenor español. En el recuerdo quedaban aquellos discos de larga duración grabados en América y desconocidos en España, cuyo contenido recogía celebérrimas romanzas y afamados dúos de zarzuela.

Con los inicios de los sesenta (1962) y después de regresar de Hispanoamérica, nuestro amigo sufrió la temida intervención en los quirófanos alcoyanos del Sanatorio San Jorge, -recién inaugurado (5-1-1955)- donde el doctor y cirujano D. José Sastre le cosió con gran habilidad aquella cicatriz, después de subsanarle la hernia producida mientras cantaba el bello concertante de “La del Soto del Parral”. Una herida de “guerra” unida  para siempre a la gran aventura en tierras indianas. Finalmente y de forma definitiva, se afincó en Alcoy, participando en algunos acontecimientos de la vida musical alcoyana. En aquella campaña, Bañó había decidido regresar con los suyos, “porqué su naturaleza física ya no le permitía viajar tanto”, según afirma su esposa.

En la mente del tenor estaba presente la posible decisión de retirarse de la escena, más de tres lustros de sacrificios, éxitos y constantes e incómodos viajes habían mellado la ilusión del cantante. También su familia le exigía dedicación, las obligaciones de padre y marido estaban presentes en su mente, así como el boyante negocio de plásticos y mimbres, que llegó a contar con cinco empleadas. A estas convincentes razones, se unió su clarividencia al presentir el brutal declive del género zarzuelístico. Pese a ello, continuó cantando “bolos” extraordinariamente bien pagados. Estos desplazamientos esporádicos le ocasionaron pingües beneficios, que supo invertir hábilmente en propiedades inmobiliarias. Tan sólo aceptaba contratos para interpretar las tres obras que dominaba hasta lo más recóndito de sus entrañas: “Marina”, “Doña Francisquita” y “La Tabernera del Puerto”. Finalmente y después de algunas intervenciones en Barcelona, Santander, Mataró, Bilbao y Valencia anunció su retirada de los escenarios (1964); nunca más volvería a cantar como profesional de la escena.

Todavía se recuerdan sus últimas intervenciones públicas: el 8 y 11 de Junio de 1977 actúa junto a la soprano ligera Rosita Vicedo Asensi -de Alcoy- en el Cine López Cabrera del Verger. Concierto que sirvió para la presentación oficial de su hijo como tenor solista; Fernando Bañó Llorca había decidido seguir los pasos de su padre. Y con anterioridad a esta fecha, su adiós -por el momento- en Alcoy, durante el transcurso de una velada celebrada en el Salón Rotonda del Círculo Industrial (1976), contando con la participación de la citada cantante alcoyana. Artista destacadísima en el mundo zarzuelístico local, que gozó de gran popularidad durante varias décadas. El evento completose con la intervención pianística de  Gregorio Casasempere Juan. La pareja de artistas entonó diversos dúos y romanzas, destacando sobre todo el famosísimo “No puede ser” de la celebérrima “Tabernera del Puerto”, que Fernando cantó con refinado gusto.  Las notas del agudo final, fueron atacadas con un impresionante calderón que hizo contener la respiración de todos los asistentes, consiguiendo levantar literalmente al público de sus butacas. Según hemos podido audicionar en una grabación “in live” registrada por el melómano Joaquín Martí Llorca.

HOMENAJE 

Actualmente y desde su jubilación, el matrimonio vive apaciblemente en su Verger del alma, disfrutando de la vejez y de más de medio siglo en común. Fernando mientras tanto, continua impartiendo clases a numerosos aficionados al “bel canto” que pretenden alcanzar el mundo profesional (Javier Palacios, Andrés Orpi, Manuel Pere, Carlos Tomé y Susana Álvarez) y saboreando los éxitos vocales y pedagógicos de su hijo, el tenor Fernando Bañó Llorca. Un cantante con una brillante actividad artística que nos ocupará muchas líneas en futuras publicaciones. La pareja continua fiel a las teorías y prácticas vegetarianas, llevando una vida sana y plácida que les permite saborear de la paz y el sosiego vergelino.

la-antitecnica

Casi al concluir la redacción de este sucinto estudio, llegó a nuestras manos el libro “La Antitécnica”, obra de su hijo, encontrando en el interior de sus páginas algunos datos relevantes sobre la biografía de Bañó Ferrando. Afirma el autor de la publicación: “Entre algunos de los elogiosos adjetivos hacia él (vertidos) por parte de los periódicos, podríamos destacar: “Garganta de brillantes”, “El tenor de las Marinas”, “La voz de oro”, etc. Y eran verdaderamente justificados, puesto que mi padre dominaba los filados como Miguel Fleta y era capaz de inextinguibles “fiatos” y malabarismos vocales de verdadero divo, que en muchas ocasiones hicieron levantar al público de sus asientos. En una ocasión el director Odón Alonso, en un ensayo en el Teatro de la Zarzuela de Madrid le dijo: ¡Pero qué hace usted aquí hombre, usted debería estar cantando ópera! También y en el prólogo del libro, el prestigioso tenor Pedro Lavirgen afirma: “Quedé profundamente impresionado por la calidad de su voz, su canto vehemente y comunicativo, con impresionantes agudos, de los que esta difícil ópera está generosamente nutrida (se refiere a “Marina”) Con buena técnica y planta escénica envidiable.”

Aquí concluye la trayectoria musical de Fernando Bañó Ferrando “Cantarella”, como le conocen sus amigos más íntimos, quién en la actualidad empuña y templa su guitarra, atacando sus siempre queridos fandanguillos, donde su voz un tanto metálica y quizás ya demasiado nasal, brilla como antaño. En su estudio y durante las tardes de invierno todavía se escuchan  -acompañados por su inseparable acordeón- los compases nostálgicos del “Tango madre”, “Portera”, o “Señor alcalde mayor”; cuantos recuerdos y añoranzas concentrados en estas bellísimas páginas musicales. Para concluir nuestra monografía, citaremos las palabras que sobre él, dijo su maestro y amigo Sagi-Vela: “podría haber sido el mejor tenor de España en este siglo”, afirmación que también corroboró posteriormente el tenor Pedro Lavirgen. (La Prensa, 4-7-1998).

EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE CANTANTES LÍRICOS ESPAÑOLES

En los meses de abril a julio del año 2012, en la Sala de Exposiciones del Palau de la Música de Valencia, se presentó una excelente muestra titulada “un siglo de cantantes valencianos” cantantes líricos desde 1850 a 1950 a la que ya no pudo asistir mi padre, por estar ya muy mayor y delicado.

En esa importante exposición internacional, se habilitó y se decoró una gran sala al efecto, en donde en las paredes lucían grandes fotografías y breves biografías de nombres tan importantes como: Lucrecia Bori (soprano), Antonio Cortis (tenor), Ana María Olaria (soprano), Cora Raga (mezzosoprano), Pedro Terol (tenor), María Francisca Caballer (soprano), Luisa Vela (soprano) esposa de Emilio Sagi-Barba (barítono) que fueron los padres del famoso Luis Sagi-Vela también (barítono), José Lacarcel de Palomares (barítono), Antón Navarro (barítono), Juan Bosch (bajo) Fernando Bañó (tenor) etc., y así hasta llegar a 100 importantes cantantes líricos españoles, nacidos entre los siglos XIX y XX.

cantantes-liriscos-espanoles

diario-las-provincia

telegrama-del-president-de-la-generalitat-valenciana

LECTURA DEL FUNERAL 

funeral-fernando-bano

Extraído de la obra biográfica: UN CUARTETO DE LIRICOS ALCOYANOS (Estudio biográfico) autor: Juan Javier Gisbert Cortes

BIBLIOGRAFÍA

  •  CASARES RODICIO, EMILIO: “Diccionario de la Zarzuela” (España e Hispanoamérica). Madrid, 2002 (tomo I y II)
  • CIUDAD (Semanario alcoyano): varios números de 1954, 1955, 1957 y 1958
  •   GISBERT CORTÉS, JUAN JAVIER: “Fernando Bañó, spinto ligero”. Periódico Ciudad  (La Casa del Pavo, suplemento literario y cultural). Alcoy, 17-6-1982
  •  GISBERT CORTÉS, JUAN JAVIER: “Fernando Bañó, un tenor ‘spinto-ligero”(Comienzos y estrellato).  R.F.M.C.-ALCOY, 2001
  •  GISBERT CORTÉS, JUAN JAVIER: “Fernando Bañó, un tenor  ‘spinto-ligero” (La aventura hispano-americana). R.F.M.C.-ALCOY, 2002
  • HERNÁNDEZ GIRBAL, F: “Otros cien cantantes Españoles de Ópera y Zarzuela (siglos XIX y XX). Tomo II y último. MADRID, 1997  (Ediciones LIRA)
  •  LA PRENSA (Alicante, 4-Julio-1998)

  plaza-del-tenor-fernando-bano 

PLAZA DE FERNANDO BAÑÓ 

   

 plaza-del-tenor-fernando-bano2

 

REPERTORIO Y ACTUACIONES

Marina de Emilio Arrieta (más de 500 representaciones entre España y Sudamérica)

La Generala de Amadeo Vives Teatro López Cabrera en Vergel (Alicante) 1947

La Dolorosa de José Serrano Teatro López Cabrera en Vergel (Alicante) 1947

Bohemios de Amadeo Vives Teatro López-Cabrera en Vergel (Alicante) 1948

Marina de Emilio Arrieta Teatro de Los Obreros de Valencia 1949

La Dolorosa de José Serrano Teatro Principal de Alicante 1949

Los Claveles de José Serrano Teatro Principal de Alicante 1949

Katiuska de Pablo Sorozábal Teatro Principal de Alicante 1949

Doña Francisquita de Amadeo Vives Teatro Bellas Artes de Irún 1950

La del Soto del Parral de Soutullo y Vert Teatro Bellas Artes de Irún 1950

La Tabernera del Puerto de Pablo Sorozábal Teatro Robledo de Gijón 1950

Katiuska de Pablo Sorozábal Teatro Robledo de Gijón 1950

La Tabernera del Puerto de Pablo Sorozábal Teatro Ideal de Calahorra 1950

Katiuska de Pablo Sorozábal Teatro Ideal de Calahorra 1950

Katiuska de Pablo Sorozábal Teatro Lope de Vega de Madrid 1950

La Tabernera del Puerto de Pablo Sorozábal Teatro Príncipe de Madrid 1950

Marina de Emilio Arrieta Teatro Circo de Alcoy 1950

Bohemios de Amadeo vives Teatro Carrión de Valladolid 1952

Marina de Emilio Arrieta Teatro Carrión de Valladolid 1952

Los Gavilanes de Jacinto guerrero Teatro Carrión de Valladolid 1952

Luisa Fernanda de Moreno Torroba Teatro Carrión de Valladolid 1952

Luisa Fernanda de Moreno Torroba Teatro Guimera de Tenerife 1953

Marina de Emilio Arrieta Teatro Teatro Guimera de Tenerife 1953

La Viuda Alegre de Franz Lehar Teatro Madrid en Madrid 1953

Marina de Emilio Arrieta Teatro Jardines del Real Valencia 1953

Doña Francisquita de Amadeo Vives Teatro de la Zarzuela de Madrid 1956

Los Claveles de José Serrano Teatro López-Cabrera en Vergel (Alicante) 1956

Los Claveles de José Serrano Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

La del Manojo de Rosas de Pablo Sorozábal Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

Luisa Fernanda de Moreno Torroba  Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

La del Soto del Parral de Soutullo y Vert  Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

La Tabernera del Puerto de Pablo Sorozábal  Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

La Dolorosa de José Serrano Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

La Leyenda del  Beso de Soutullo y Vert  Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

Los Gavilanes de Jacinto Guerrero Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

Doña Francisquita de Amadeo Vives Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

Don Gil de Alcalá Manuel Penella Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

Marina de Emilio Arrieta  Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

La Viuda Alegre de Franz Lehar Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

Los Claveles de José Serrano  Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

El Conde de Luxemburgo de Franz Lehár Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1957

Un Pueblecito Español de Moreno Torroba Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina)1958

Los Claveles de José Serrano  Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1958

Marina de Emilio Arrieta  Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1958

Doña Francisquita de Amadeo Vives Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1958

La Tabernera del Puerto de Pablo Sorozábal  Teatro Avenida de Buenos Aires (Argentina) 1958

Marina de Emilio Arrieta  Teatro Circo de Alcoy (Alicante) 1958

Doña Francisquita de Amadeo Vives Teatro Festival de Tarragona Campo de Marte 1959

FONOGRAFÍA

La Viuda Alegre, Franz Lehar,  Zafiro Zor-108 162 . Zafiro LM 3018 (C) 163 . Zafiro 30103018-164 . Zafiro EPFM-123 (1953)

Marina, Emilio Arrieta, Zafiro LM-3011 y 3013-C  Zafiro Zor-165 198 (1953)

 

      

TRES CANTOS SEGUIDOS 

 

FERNANDO BAÑÓ FERRANDO, UN TENOR “LÍRICO SPINTO” (*)

(Nota aclaratoria y disculpas a Juan Javier Gisbert Cortés sobre el cambio del título inicial)

En su excelente obra: UN CUARTETO DE LIRICOS ALCOYANOS, en el apartado de mi padre figura el título: FERNANDO BAÑÓ FERRANDO, UN TENOR “LÍRICO LIGERO”. Mi Padre no era un tenor lírico ligero, esto quizás lo provocó un malentendido en sus conversaciones. Muchas veces mi Padre comentaba que cuando era joven antes de estudiar canto, tenía la voz muy fina y aguda y añadía: “de tenor ligero” pero esto es habitual en voces muy jóvenes que todavía no han madurado, la voz que poseía mi padre ya en carrera era la de tenor lírico spinto, por este motivo he querido subsanar el título, para evitar que los jóvenes estudiantes queden un poco desorientados al comparar el grosor y oscuridad de su voz con la no coincidencia del título del artículo de su biografía.

juan-javier-cortes-y-fernando-bano

 

Los comentarios están cerrados.